El reinado de la Danza Africana

Hoy quería incluir un fragmento del libro del genial bailarín Alboury Dabo, en concreto de la parte escrita por mi maestra Sonia Sampayo:

“- Los bebés, en el vientre de su madre, se mecen influenciados por las vibraciones de los ritmos creados en el exterior, ritmos que serán asociados por el niño con un sonido familiar, personal y vital.

- La madre lleva a su bebé recién nacido a la espalda, hasta que es capaz de caminar, mientras realiza las tareas del hogar, mientras canta, toca e incluso baila.

- Al crecer, el niño formará parte de una comunidad basada en el movimiento corporal y en el sonido y participará en fiestas y ceremonias donde la danza y la música es un entramado de comunicación social.

- El individuo no es un espectador pasivo, sino un elemento necesario para el desarrollo de la experiencia artística.

- La música es un segundo lenguaje por todos comprendido y absolutamente integrado en la vida cotidiana.

Así, es natural e incluso inevitable que se adquiera el talento de entonar, expresarse y recrear losritmos en estas sociedades, desde edades muy tempranas.

El individuo que habita en las ciudades, presionado por el horario y los hábitos modernos, se ha alejado de la naturaleza y de los ciclos naturales. Ha perdido progresivamente el movimiento espontáneo, ya no participa de ceremonias ni consagra rituales sociales, ya no crea la oportunidad de expresarse libremente en sociedad, a través de su cuerpo.

En este proceso, hay algo más profundo y más tremendo. El “hombre moderno” se ha olvidado de sí mismo. Ha  desconectado la comunicación con su interior, paralizando la expresión natural de su cuerpo, que ahora sólo puede hablar a través del dolor físico. Y, como no hay tiempo para escuchar, este dolor es acallado con medicamentos y con más paralización, es silenciado con mecanismos dictatoriales.

Aquellas personas que comiencen a escuchar su cuerpo, a moverse a través de la danza del tipo que sea y, en particular, a acercarse al ritmo y la danza africana, desarrollará una resintonización interno-externa y el equilibrio y el equilibrio y seguridad inherentes y resultantes de esta sintonización. (Zébila, 1982)”.

Para terminar quería incluir un post de mi otro blog “La Casita de Algodonales”, sobre mis experiencias en clase de Alboury llevándome a mi bebé cuando era más peque: “Cómo me gustaría ir allí pero, ¿podré ir con mi bebé?”.

Efectos del ejercicio en la salud materna y la lactancia

1476314_599044513483311_1732518026_n

Reproduzco algunas citas interesantes de un artículo de Marta Díaz Gómez tomado del libro “Lactancia Materna: guía para profesionales” del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría:

EJERCICIO FÍSICO

Efectos del ejercicio sobre la salud materna:

El ejercicio físico tiene numerosos efectos beneficiosos en la salud materna: mejor la función cardiovascular, ayuda a perder la grasa acumulada durante el embarazo, mejora la mineralización ósea, aumenta la fuerza y flexibilidad muscular, mejora la sensibilidad a la insulina, aumenta los niveles de HDL-colesterol, estimula el sistema inmunitario y tiene efectos como reducir el estrés y la ansiedad, aumenta la autoestima, al mejorar la imagen corporal y produce sensación de bienestar, por la liberación de endorfinas.

(…)

Recomendaciones sobre la práctica de ejercicio físico durante la lactancia

Todas la mujeres en el postparto deben realizar para fortalecer el suelo pélvico (ejercicios de Arnold Kegel), con el fin de recuperar el tono de la musculatura perineal y prevenir la incontinencia urinaria en edades posteriores de la vida. Estos ejercicios consisten en contracciones de la musculatura perineal durante 5-10 seg, seguido de relajación lenta. Se aconseja repetirlos unas 30 veces al día.

Una vez recuperado el suelo pélvico, es recomendable realizar de forma regular un ejercicio moderado. El ejercicio intenso y el que es practicado de forma esporádica, ofrece peores resultados.

En el puerperio inmediato no se aconseja la natación por el riesgo de endometritis. Durante la lactancia tampoco son recomendables los deportes en los que exista riesgo de traumatismos en la mama. Por lo demás se puede practicar cualquier tipo de ejercicio físico, siguiendo las siguientes recomendaciones:

- Utilizar un sujetador de deporte, firme, preferiblemente de algodón.

- Realizar un calentamiento previo.

- Iniciar el ejercicio de manera suave e ir incrementando su intensidad progresivamente, dependiendo de los hábitos que la madre tuviera antes del embarazo y de las molestias que le produzcan.

- No llegar a tener sensación de fatiga, ya que el ejercicio intenso aumenta los niveles de ácido láctico y podría cambiar el sabor de la leche.

- Aumentar la ingesta de líquidos.

- Al terminar el ejercicio y antes de ofrecer el pecho al niño, debe ducharse o lavarse el pecho.

- Seguir una alimentación variada y equilibrada, adecuando la ingesta calórica al nivel de actividad física. Se recomienda una dieta pobre en grasa y rica en hidratos de carbono complejos, con una baja proporción de azúcares.

- Si la madre desea perder peso puede restringir la ingesta energética después del primer mes postparto, pero cuidando de que la dieta aporte como mínimo 1.800 kcal/día, para queno se afecte la producción de leche.

1476252_598906350163794_914705125_n

 

 

Mi último baile (sin bebé), :P

Miércoles mudo: Bailarina Tajara, 1942. Larache, Marruecos.

bailarinatajara01

Miércoles mudo: Plenitud…

©AitanaLuis-Tania-101

Dina, “Mi libertad de bailar”.

Del libro de la bailarina egipcia Dina “Ma liberté de danser”:

“30 de diciembre 1999, mi vientre se crispa. Acompañada por Sameh, vamos rápido al hospital de Santa Mónica. La partera me lleva a la sala de partos, Sameh está detrás de la cámara, graba el parto. Las contracciones son fuertes, pero no dolorosas. Miro el espejo en el techo, regulo la respiración. Cinco minutos más tarde, Ali asoma la cabeza. Una pequeña cabeza cubierta de pelo negro, y una boca parecida a la mía. Tengo lágrimas en los ojos. Aquí llega nuestro bebé. Ahlan wa Sahlan, Ali, bienvenido, hijo mío.

- “¡Ha dado a luz en un tiempo récord!”
La matrona está sorprendida. Mientras me brinda los cuidados post-parto, me cuenta que rara vez ha visto a una mujer traer un hijo al mundo con tanta facilidad.

Le reveló cuál es mi trabajo. Abre los ojos de par en par. La danza del vientre es una de las mejores preparaciones para el parto. Involucra a todos los músculos, permite la flexibilidad de la pelvis, el tono muscular. El coreógrafo Hassan Khalil, dijo una vez: ” La danza del vientre es el movimiento del lugar más sagrado de la mujer, el útero, ahí donde todo comienza. El secreto de la danza del vientre no está en la danza, está en la mujer”.

Ese 30 de diciembre, bailarina y madre, madre y bailarina, me siento más mujer que nunca. Estoy acostada en mi cama de sábanas blancas, mientras veo a Sameh mirando con orgullo a su hijo, ya tan fuerte, ya tan vivo, con sus ojos oscuros. Y me gustaría que estos momentos pudieran durar para siempre”.

Esta es la experiencia de Dina y no es extrapolable a todas las mujeres. Bailar danza oriental no garantiza un parto rápido y fácil como el de esta maravillosa bailarina y doy fe de ello: el mío fue largo, cansado, extático… y con una placenta que se negaba a salir. Sí que creo que gracias a bailar no sufrí ningún desgarro, pero, en cualquier caso, en el parto influyen muchísimos factores, muchos de ellos imprevisibles. En cualquier caso, bailar danza del vientre siempre será positivo para nuestros cuerpos y nuestras mentes, nuestros partos y postpartos. Y si a esto le sumamos el componente lúdico y social de juntarnos y bailar juntas, ¡mejor que mejor!

Clase abierta y gratuita de danza del vientre en Tetuán (con o sin bebé)

Se está formando un nuevo grupo en el barrio de Tetuán. La clase de prueba será el
sábado 26 de octubre de 11h a 12h en una escuela de danza que hay cerca
del metro de Estrecho. En principio, todas juntas (embarazadas, mamás con
bebés, sin bebés, con peques más mayores…) y, después, si somos muchas y
salen grupos, dividir a los grupos en las clases regulares (es diferente
si los bebés son pequeños y pueden ir en portabebé o si ya gatean y
caminan).

La clase consistirá básicamente en:

- calentamiento
- un poquito de técnica (colocación del cuerpo, postura básica de la danza
del vientre, movimientos ondulantes y secos…)
- bailoteo
- estiramiento final
- presentación y momento de compartir con las compis (si apetece)

El objetivo es pasárnoslo bien, aprender danza del vientre y poder bailar
con nuestros bebés o no (también se pueden quedar en casa si la mamá
quiere bailar centrándose en ella misma). La danza oriental es ideal para
el embarazo y el postparto y en general para todas las épocas de la mujer.
Se corrije postura, se fortalece el suelo pélvico y los músculos del vientre, se consigue más equilibrio y se
gana autoestima. Todo esto no viene solo, ¡hay que currárselo un poquito!
Pero empezamos desde 0 y desde lo más sencillo.

Si te interesa, escríbeme a info@danzaorientalparamamas.com con tu nombre y número de teléfono.

Danza oriental para mamás y peques en Maternatal (Metro Diego de León)

Llena de energía y feliz después de bailar en Maternatal junto a 5 maravillosas mamás y sus hermosos peques. ¡Qué bonitos son! :P

Si hay plazas disponibles, la primera clase es gratuita. Y si se crean dos grupos, juntaríamos a las mamás por la edad de los bebés. También hay “pequeteca”. Para más información, podéis contactar con info@maternatal.com (Metro Diego de León). ¡Os dejo una canción para practicar en casa!

Nuevos horarios en MATERNATAL

publi_maternatal2

 

Clases regulares de danza del vientre para mamás con bebés y peques

Este proyecto nace de la unión entre mis dos grandes pasiones: la danza oriental y la maternidad. Como a todas las mujeres, un bebé nos cambia la vida, todo cambia, todo gira, desde la forma de organizar la vida hasta los sueños y aspiraciones.

Aunque disfrutamos muchísimo de la crianza, muchas veces nos sentimos solas al pasar largas horas en casa o sin poder realizar las actividades que tanto nos gustaban antes. Normalmente, las clases grupales de cualquier actividad, ya sea de danza o deportiva, no están diseñadas para admitir a mamás con bebés o niños pequeños. Por eso creo que hace falta crear ese espacio para aprender la técnica y el sentimiento de la danza del vientre pero sin tener que separarnos de nuestros hijos.

Por supuesto, las clases son diferentes cuando hay niños pero intento que haya un ambiente cómodo y distendido en el que poder parar para alimentarle, atenderle o descansar con él. También es posible bailar con los bebés con un portabebés o en brazos, y si les apetece, pueden jugar con los otros bebés o descansar en una mantita. Todo es posible, mientras nos sintamos a gusto. Incluso si quieres, puedes venir un día sin bebé, o que venga otra persona a estar con él mientras bailas.  ¡Los papás, abuelas o tías también son bienvenidos!

Para ti puede ser un momento de relax, de aprendizaje, de ejercicio y para tu bebé puede ser un momento lúdico de música y juego junto a su madre y otros bebés.

Puedes venir con carrito o portabebé. Trae ropa cómoda (por ejemplo unas mallas y un top) y un pañuelo para la cadera. ¡Y a bailar!

Las clases regulares para mamás con bebés o niños pequeños son en Espacio ALARDE, (Calle Luis Vélez de Guevara, 9. Metro Tirso de Molina, Antón Martín o Sol):

- los lunes de 18h-19h

- los miércoles de 12h a 13h

- los viernes de 18h-19h.

¡Anímate!

Puedes inscribirte en info@danzaorientalparamamas.com antes de venir o llamarme al 91-1824974 o 653 410 792.

Precio:

- el mes completo son 45 euros.

- la clase suelta son 15 euros.